25 julio 2013

Cosmética | ¡Aguas con el sol!

Sin duda una de las estaciones más esperadas por muchas de nosotras es el verano, nos gusta la playa, el mar, la piscina, broncearnos y usar bonitos trajes de baño, peeero, a veces no todo es tan lindo, porque por más que te encante chapotear en el agua bajo el sol, seguro no quieres terminar como camarón despellejado o como un dulce "Negrito Bimbo"


Así que mucha atención chicas:

¡USEN PROTECCIÓN SOLAR!

Aunque si eres de esas chicas que detesta el sol y los balnearios no les hace mucha ilusión, igual tenemos que proteger nuestra piel de los rayos UV en esta época del año.

Para verano es recomendado utilizar protectores de 50 FPS o mayores, pero de 30 FPS como mínimo, tanto para la cara como para el cuerpo y debes aplicarlo 15 minutos antes de la exposición solar.

Si vas a la piscina o a la playa es recomendable que utilices protector solar antes de meterte al agua
(obviamente), pero al salir tendrás que aplicar de nuevo, porque por más que digan que son "waterproof" la protección ya no es la misma una vez que te has mojado.

No olvides aplicar protector solar también en tus pies si los tendrás al descubierto, a veces nos olvidamos de ellos y quedan todos maltratados los pobres.


¿Por qué se oscurece la piel y por qué se quema con el sol?

Cuando nos exponemos directamente a los rayos UV sin ninguna protección, nuestra piel se pone alerta y empieza a producir melanina (sustancia que oscurece la piel) para protegerla, pero cuando esa producción de melanina no es suficiente para la cantidad de rayos ultra violeta es cuando nuestra piel no resiste y se quema. Pobrecita ¿no? ._.



Pero ignoraba todo lo anterior y ahora ya quemé, ¿qué hago? :(

Es muy común que con la emoción y/o las prisas nos olvidemos del protector solar y ahora seamos morenas carbonizadas o rojas como un tomate, la piel arde, todo nos duele y sentimos como si con eso estuviéramos pagando todas nuestras culpas y las que aún no cometemos también...



Consejos para una piel quemada por el sol:


  • Date un baño con agua templada (no fría, no caliente)
  • Aplica una hidratante con propiedades de aloe vera, ayudará a recuperar tu piel
  • Pon a parte iguales jugo de limón y agua, remoja un algodón sobre la mezcla y aplica sobre las partes que quieres aclarar, deja actuar por 5 minutos y enjuaga, puedes hacerlo por la noche o varias veces al día si es que no tienes pensado salir de casa porque recuerda que el limón y el sol no se llevan.
  • Aplica una mascarilla de papaya y miel, tritura la papaya y mezcla con la miel, aplica sobre tu rostro y deja que actúe por 15 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Toma de 2 a 3 litros de agua ya que tu piel se ha deshidratado por el sol.
  • Consume tomates y alimentos ricos en Vitamica C, naranja, limón, fresa, kiwi, pimientos, uvas, etc. ayudan a regresar a la piel a su tono natural.
  • Mascarilla de tomate (tritura hasta crear una pasta) o aplicar rodajas sobre la piel también ayuda a disminuir las rojeces.


Finalmente el proteger nuestra piel del sol es más importante de lo que quizás creemos, el envejecimiento prematuro y hasta el cáncer de piel puede darse a raíz de sobreexponernos a los rayos UV, manchas, oscurecimiento y despellejamiento a veces es lo de menos.

Cuida tu piel, quiérela, consiéntela y...
 ¡Disfruta el Verano!





2 comentarios :

  1. =o probaré las mascarillas, en las pocas salidas que he tenido mis brazos han sufrido por el sol D=

    Gracias Ana, me encantó el post <3

    ResponderEliminar
  2. Unos consejos estupendos!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Gracias por Leer Blogger's México